30 junio 2015

Cuidado, viene la deshidratación ¡¡¡ Todos a beber

Estamos en pleno verano y con él, el consiguiente calor que produce el pasar de los 35 grados de temperatura.  
Este calor es especialmente dañino para los niños de poca edad así como para la población de mayor edad, para las personas con problemas cardíacos o de obesidad, para trabajadores al aire libre y deportistas.
Señalaremos algunas de las sugerencias a tener en cuenta.

La hidratación es vital. El cuerpo necesita agua y por el sudor se agotan las existencias, a veces sin darnos cuenta y esto puede dar lugar a un estado de deshidratación grave. 
Hay que destacar que en las personas mayores  la sensación de sed es un mecanismo que a penas  funciona, y por esto es un problema frecuente en ellos la deshidratación, por  lo tanto hay que inducirles a beber cada cierto tiempo
Es fundamental beber y aunque no solamente agua si primordialmente, en pequeñas cantidades y de forma continua.  Hay que beber entre comidas, aunque no se tenga sed, repetimos una y otra vez, y por supuesto aunque no se hagan actividades físicas.
Cuidado con el alcohol, tiene efecto diurético es decir que  hace perder más líquido

Las comidas hay que procurar que sean ligeras y frescas, alimentos ricos en agua como ensaladas, frutas, hortalizas

Protégete del sol, si tienes que caminar bajo él usa sombrero,  prendas de vestir ligeras y holgadas que transpiren a ser posible de algodón y no te de vergüenza de usar sombrilla, de vergonzosos está el cementerio lleno.

Si tienes que hacer algún ejercicio físico procura evitar hacerlos en horas de calor, intenta hacerlos a primera o a última hora del día. Y reponer líquidos después.

En casa no dejes pasar el sol a las habitaciones, ventila tu casa a primera hora de la mañana, luego baja las persianas y abre las ventanas, que pase el aire y no el calor (si ves que el aire que entra es caliente cierra las ventanas) y a la caída de la tarde vuelve a abrirlas (sin encender la luz que es cuando entran los mosquitos)


Los síntomas  de la deshidratación son: piel seca y pálida, labios agrietados, debilitación progresiva,  poca orina y deposiciones duras y secas,  náuseas, incluso puede llegar a desvanecimiento. 
A la persona que se sospeche de padecerlo hay que darle líquidos inmediatamente en pequeñas cantidades y tener cuidado porque si no reacciona le puede bajar  el pulso, desvanecer, puede bajar la presión sanguínea extremadamente y entrar en shock. así que inmediatamente llevarle a urgencias en cuanto se vean los primeros síntomas para ver el grado del padecimiento y que el médico juzgue.

Por último, no confundir la deshidratación, falta de líquido corporal, con el golpe de calor, exceso de temperatura corporal, pero de esto último  hablaremos otro día. 




© PyM


No hay comentarios: