06 junio 2016

“O.K. we willo go” Desembarco de Normandía. 6 de Junio

“O.K. we willo go” OK, iremos, estas fueron las palabras pronunciadas por  Eisenhower el día 5 de Junio de 1944  para dar comienzo a la  operación “Overlord”, operación clave para la derrota del III  Reich.

La operación  había costado 2 años de preparación en secreto, se trataba de la mayor movilización militar en toda la historia. Todo preparado para que los aliados, al  mando del General Eisenhower superasen las defensas alemanas organizadas por el mariscal alemán Rommel.

El 5 de Junio la BBC retransmitió el segundo verso de un poema de Paul Verlaine:

“los largos sollozos de los violines del otoño
hieren mi corazón con una monótona languidez”

Era la señal. Los aliados estaban preparados para atacar a los 70.000 soldados alemanes que aguardaban en las costas francesas.

Fue el 6 de Junio, hoy hace 72 años, del llamado “día D” y la “hora H”, cuando  175.000 soldados desembarcaron en Normandía . La operación naval fue llamada “Operación Neptuno”.
Una movilización de 175.000 hombres, 50.000 vehículos, 5.000 buques, y 15.000 aviones.   Una combinación de batalla naval y aérea precedida por  20.000 paracaidistas que habían sido lanzados la noche anterior para asegurar las vías de comunicación e  impedir los refuerzos alemanes

10.200 bajas se produjeron el Día D, pero la operación, a lo largo de su duración,  sumó más de 220.000 muertos.



Se dice que el día “D” es el más largo de la historia, pero también  para algunos fue el más corto de sus vidas. En honor a ellos y cada uno de ellos escribimos a continuación un testimonio real. Un soldado que estuvo ese día en ese lugar y a esa hora. Un sobreviviente  Un hombre que cuenta su propia experiencia  y que lamentablemente desconocemos su nombre.  Una experiencia trágica como  la guerra misma:




"Estaba descansando en el barco con la cabeza sobre un salvavidas. De repente oímos un fuerte ruido y todo se volvió negro, entendimos que un torpedo nos había alcanzado. Sin pensarlo busqué con mi mano el salvavidas que ya no tenía bajo mi cabeza, lo encontré y  noté que alguien tiraba de él desde el otro extremo, no opuso resistencia y lo cogí yo. Nunca supe quién fue aquél hombre ni tampoco si se salvó.
Este recuerdo nunca he podido superarlo.
Avancé para buscar una salida  a cubierta y encontré hombres que hacían fila para salir por un hueco que se había producido, yo decidí ir por otro camino por no aguardar. Muchos hombres me seguían como si yo supiera exactamente qué hacer, pero no lo sabía.
Conseguí salir a cubierta. 
El barco se empezó a hundir de un lado como en las películas, y yo, gateando me agarré a la barandilla. Un fuerte golpe me vino,  era lo que yo creía una ola, me superó la cabeza, pero al ver que no se iba entendí que estaba sumergido en el mar.
Luchaba por respirar pero cuando cojia un poco de aire otra ola me sumergía.
Al fin vi  unos restos de maderas que flotaban y unos hombres se agarraban a ellos. Estaba rodeado de cuerpos, sabían que eran muertos.
Me llevaron a un hospital, allí una enfermera pelirroja acarició mi frente llevándome el pelo hacia atrás, tal como lo hacía mi madre cuando yo era niño. Esto me tranquilizó y me quedé dormido. Desperté el día de navidad.
Durante 20 años no pude contar esto a nadie."





Acompañamos enlace de  19  fotografías de Robert Capa. Porque una imagen vale más que mil palabras. www.xatacafoto.com




PyM

No hay comentarios: