20 diciembre 2010

Hotel "Acueducto" -Segovia-



Con este post iniciamos una nueva categoría aquí en PyM, llevará las etiquetas: Tapas, Hoteles, Viajes, Restaurantes, Madrid… y como ya os podéis imaginar tratará de todo lo relacionado con el ocio tanto en Madrid como en algún otro lugar. Os contaremos cómo nos ha ido en aquellos lugares en los que hayamos estado. Siempre será bajo la experiencia de Manly, de Pirmaky o de ambos, jamás se hará sobre opiniones de terceros. Intentaremos ser lo más objetivos posibles.

Esta vez iniciamos con un hotel en Segovia que por ser el que encabeza el nuevo etiquetado, la verdad, no sale muy bien parado.


Hotel Acueducto
Situado en la calle Avenida Pablo Claret nº 10, junto al Acueducto de Segovia.
Hotel con instalaciones antiguas, sin renovar desde el año la pera. Habitaciones con lo mínimo que se requiere. Un mueble-bar vacío. Un baño con sanitarios “descascarillados”. Toallas de ducha pequeñas. Algunas habitaciones dan a patio de luces (de halo de luz por lo pequeño del patio) Pasillos con interruptores de luz manuales como el que se puede tener en casa pero que como te pille a oscuras tienes que ir tanteando las paredes hasta encontrar uno y con suerte lo pillas antes de chocar con un radiador de esos que ya no se ven ni en los pisos del IVIMA

Pero lo más llamativo es la atención del personal y las normas que tienen: No aseguran la hora de entrada a la habitación. Vamos a explicarlo con todo detalle:

Yo llegué a dicho hotel a las 11,40h y las habitaciones que me habían asignado aún estaban con los antiguos clientes que no habían abandonado el hotel así que los dos recepcionistas no me daban hora alguna para poder entrar a ellas.


—¿Pero cuál es la hora de entrada que tengo yo? –les pregunté.
—Cuando estén listas las habitaciones pero aún no se han ido los anteriores clientes con lo que podrán estar listas a las 13,30 o a las 14h. –
contestó uno de los recepcionistas.
—Cómooooo? Tendrá que haber por norma una hora determinada.-Les dije yo
—Cuando estén listas. –Insistía él
—¿Y si no están listas hasta las 8 de la tarde?
—Pueden dejar sus cosas aquí en recepción.
—NO, necesito un lugar donde arreglarme porque voy a un almuerzo, al menos un lugar eventual.
Después de mucho insistir:
—Está bien, les cambio de habitaciones pero ¡estas ya son las definitivas
! —me dice con voz entre increpándome y amenazante, cuando él sabe como yo que todo hotel tiene que tener en reserva un 10% de habitaciones para estos casos a disposición del cliente.

Para colmo esa misma tarde/noche me voy a tomar con una amiga una cocacola y una tónica al bar del hotel y cuando se lo pido a la camarera ice mi amiga: “yo tengo mucha sed” y la camarera se mete en la charla diciendo: “la resaca de ayer”. A esto no hago comentario alguno.


Mal Hotel Acueducto, Mal.


Acompaño foto de fachada de hotel y de hoja que te dan a la entrada donde se ve la rectificación de las habitaciones.



Publicado por ©Manly




2 comentarios:

lores dijo...

Y del ascensor..¿que me dices? Según que habitaciones te deja en un piso y hay que subir o bajar escaleras según el número de la habitación. Osea que el ascensor no sirve para na de na.

El Periódico de El Prat dijo...

Jajajaj, no todo van a ser estrellas michelin