05 marzo 2014

PyM ha estado en la “Taberna la Taurina”

Hoy hablamos de un restaurante en la calle Toledo de Madrid, justo al lado de la Plaza Mayor. Se llama “Taberna la Taurina”

Es un restaurante en el que aconsejamos tomar un menú sin pretensiones, para comer dignamente sin  tener que poner la mesa, cocinar o lavar los platos  y sin que a la vez de comer te destrocen el bolsillo estando en un enclave digno de reyes. Y hacemos esta especificación de tomar menú porque  al estar donde está, lo vemos dirigido al turista, y así no es lo mismo comer un menú  que lo vemos totalmente aceptable como más abajo desarrollamos, que pedirte platos sueltos o tapas.  No sé si se verá bien en la fotografía los platos a elegir rondan los 20 euracos y las tapas los diecitantos, precios que nosotros, en este restaurante en concreto, no aconsejamos,  recordamos que PyM sólo aconseja restaurantes, tabernas, bares…  que trabajen con precios asequibles y buena relación calidad precio.

Como su nombre indica está decorado con motivos taurinos pero sin caer en la horterada. Cuenta con una terraza con unas vistas extraordinarias: la catedral de San Isidro por un lado y por el otro los pórticos de la Plaza Mayor, eso sí, un paso peatonal también extraordinario entre turistas, lugareños y todo tipo de viandantes, entretenido, vamos.

Hay varios menús expuestos en la pizarra de varios precios que el lunes oscilaban entre 12 a 15 euros pero que al entrar te decían que el lunes por ser el día de menos clientela habían bajado a 10 euros. Hoy martes los precios del menú que aparecían habían bajado de 10 a 13 según se eligiera. Lo cual nos parece genial pero nos indica que antes de sentarnos preguntemos cuánto por fin nos van a cobrar.



Veamos qué comimos:
Como primer plato se podía elegir entre paella, cocido, pastas… como segundo pescado, pollo, carne…  pan, bebida y postre o café, todo comida tipo casera. La cantidad  yo diría incluso exagerada. Nos sirvieron un plato de arroz que no estaba mal, estaba suelto, en su punto justo de aceite, buen sabor, pero una vez más eso no era paella, era arroz y es que la paella no es tan fácil de hacer como muchos creen.  En cuanto a los escalopines el de Pirmaky se salía del plato, acompañado de patatas y pimientos que unos no picaban y otros tampoco, le hubiese faltado una salsita, un poquito de mostaza, algo para adornar el plato.

Para decir toda la verdad, los 2 euros del café que agregamos al menú, nos pareció caro comparado con los 10 euros del menú completo, pero lo hemos dado gustosamente.

El ambiente relajado, y la atención de los camareros cordial y atenta. Los aseos los catalogamos peor, están en medio del local con puerta directa al comedor, con lo cual de discreción: Nanay de la china.

Es un restaurante que recomendamos para un día que nos pille por el centro y no haya tiempo de ir a comer a casa, o simplemente  apetezca seguir dando una vuelta por esa zona tan animada y madrileña. Eso si, menú, siempre menú.






—Manly, me dice Thor que por qué no le trajimos a él ni un solo hueso
—Pirmaky, te dije que escribiéramos de otra cosa, que Thor se iba a enfadar.






Publicado por ©PyM

2 comentarios:

Lirtea dijo...

Os he dejado un premio en mi blog

Pirmaky Manly dijo...

Gracias Lirtea, nos encanta verte por aquí. Inmediatamente nos dirigimos a tu blog.