23 enero 2017

Alimentos y costumbres cancerígenas ¿un tema contrastado?

Hoy nos hemos despertado con la noticia de que comer las tostadas muy hechas y las patatas fritas muy pasadas, podría provoca cáncer. El artículo lo explica, lógicamente, que si todos los productos que tienen almidón al elevarlos a temperaturas muy altas se eleva el nivel de acrilamida, bla bla bla…  Yo no sé si eso es así,  pero incluso para la organización Cancer Research, organización británica que investiga las enfermedades oncológicas, no está comprobado la vinculación entre la acrilamida y el cáncer. Vamos, que no se sabe, pero estos lo lanzan :”Ahí va eso”

Yo ya estoy un pelìn harta  de que  nos pongan el corazón en un puño diciendo que tal cosa provoca cáncer y tal otra también:
El tinte. Las ingestas muy altas de temperatura. Comer pez espada. Los ahumados. Utilizar edredones de pluma. Los antiguos termómetros.  El jamón serrano. La carne vacuna. El desodorante que contiene no sé qué de aluminio….  Se ha llegado a decir directamente marcas como las de un champú para niños o una crema corporal…  ¿pero qué es esto? ¿todo es cancerígeno? Si es así ¿por qué siguen vendiéndolas?

No se puede lanzar a la  luz pública una noticia así sin estar probada al 100% , es casi tan dañino como cuando leemos en Internet justo lo contrario, que tal persona tiene una medicina (no regulada) que cura esta enfermedad.


Un poquito de seriedad con algo de tanta importancia como es la salud, la prevención de una enfermedad tan cruel y con la que tanta gente lucha día a día. 




©PyM