28 octubre 2015

Rossi y su patada a Márquez

A estas alturas de la película todos hemos visto cómo en el Gran Premio de Malasia, Rossi espera a Márquez en la sexta vuelta y le da una patada que le deja caer y retirarse así de la carrera. Lo hemos visto en cien mil vídeos que no dejan duda alguna.
La dirección de carrera quitó a Rossi tres puntos del carné. Si, ya está. Recordemos que Rossi ya había sido penalizado por conducción irresponsable con Jorge Lorenzo, con lo cual son cuatro puntos los que acumula Rossi de penalización. Tendrá que salir el último en la próxima carrera, en Valencia. 

¿Esta penalización es suficiente y por lo tanto justa? Rossi queda el tercero en carrera y Márquez queda fuera de ella.  ¿Pero qué jurado es este? Qué menos que Rossi hubiese sido  expulsado de la carrera y digo más, si por mí fuese a este tipo de “deportistas” estas personas que lo que quieren es ganar y no les importa hacerlo de manera sucia, yo tengo claro que les retiraba el carné de profesional y no les permitía volver a presentarse en ninguna otra competición.
Está claro, el deporte hay que cuidarlo y salvarlo de gente que no entienda la razón misma de esta actividad. Hay que velar por el fundamento del deporte: “comprensión mutua, solidaridad y espíritu de amistad y de juego limpio” y quien no siga esta premisa debe ser retirado para no ensuciarlo Y esto debe alcanzar a todos, a jueces, a jugadores, a árbitros, a todos.

Valentino Rossi, que era una leyenda, deja de serlo para convertirse en un tramposo, un verdadero tramposo, un tramposo que por ganar pone en riesgo la vida del adversario, nada menos.  ¿Es esto deporte?
El deporte es salud, “mens sana in corpore sano” pero ¿qué pasa cuando alguien que hace deporte decide competir?  Estamos hartos de ver dopajes en ciclismo, de ver cómo en el fútbol  se hacen entradas de alto riesgo con unas lesiones graves para el competidor, vandalismo en el entorno de los partidos, árbitros y jueces con dudosa imparcialidad..,  estamos hartos de ver cómo hacer deporte deja de ser relevante y sin embargo la meta es ganar, ganar como sea. ¿Quién o qué está detrás? El dinero? La notoriedad? Se les va la olla? El caso es que con la competitividad viene la injusticia, la deslealtad incluso el riesgo vital.
No, esto no es deporte.





©PyM



1 comentario:

FRANCESC PUIGCARBÓ dijo...

viéndolo hoy en la sexta por enésina vez, Márquez se le echa encima y Valentino se lo quita de ídem con la patada, las cosas como sean. Dicho esto, a Valentino le tenian que haber sancionado más de lo que han hecho, però és que Márquez en la pista és un toca pelotas de cuidado. Y seguramente, de haber sido al revés, la sancón habria sido ejemplar.
En parte, el indicente se debe al ocaso de Valentino y a sus ansias por ganar el que sabe será su último mundial, recordad a Schumacher y sus trapicheos trapaceros en las últimas carreras de F1. 'Ah! el del tractor es Fernando Alonso