25 octubre 2015

Ya nos han vuelto a cambiar la hora. Cachisss....

Ben Franklin, embajador de Estados Unidos en Francia,  fue el primero en sugerir el cambio de horario para ahorrar energía. Al parece se había despertado varias veces a las 6 de la mañana y se dio cuenta que el sol resplandecía antes que otros días y eso le hizo pensar en lo que se ahorraría si la gente se levantase antes para hacer sus tareas.

Fue en la primera guerra mundial cuando Alemania aprobó el cambio de horario para ahorrar dinero en energía y así utilizar ese dinero para la guerra.
Se generalizó e el 1973 con la crisis del petróleo

Según las estimaciones del Instituto para la Diversificaión y el Ahorro Energético se ahora un 5% en gastos de iluminación,

Hasta aquí son todos datos pero a mi esto no  me cuadra. ¿Quién ahorra energía? Yo no, mis facturas de la luz siguen las mismas.
 
A ver, hoy  a las 6 de la tarde yo ya no veía en casa ni tres montados en un burro, pues tuve que encender la luz, ayer la encendía a las 7. Ah que me tenía que haber levantado a las 7 en lugar de a las 8? Pues es que era de noche también y también tengo que encender la luz.
¿Y los trastornos sicológicos que nos trae?  Yo he estado todo el día sorprendida: uy, ya es de noche, uy, ya es la hora de comer, uy mira a qué hora me he levantado…
Eso si, es un motivo de charla: Ayer a estas horas ya había comido, ayer en este momento el reloj daba las 6, no las 7 uy, no se. ..

Hay estudios muy serios donde se afirma que los cambios de horarios afectan notablemente la salud. Fundamentalmente afecta a ancianos y a niños. Afecta al estado de ánimo, altera el sueño y los hábitos alimenticios
El cambio de horario supone cambios de horas de luz que produce alteraciones neurohormonales, el cerebro debe adaptarse a estos cambios.

Insistimos,  ¿quién ahorra energía?




—Pirmaky, ¿tu qué hacías ayer a estas horas?
—Manly ¡¡¡¡ ya me lo has preguntado sesenta  veces
—Jo, Pirmaky, qué poca paciencia





©PyM


1 comentario:

FRANCESC PUIGCARBÓ dijo...

no se ahorra nada, al contrario, parece que hay un ligero incremento y si muchi perjucio a anomales, abuelos y niños. Esto es de estas chorradas postmodernas inùtiles que nadie se atreve a derogar.